El Oceanográfic maltrata a los mamíferos marinos
La asociación Ecologistas en Acción ha denunciado que el Oceanográfic, en Valencia, incumple la legislación de los zoológicos. Los animales están metidos en espacios pequeños y con evidentes signos de estrés o, al menos, apatía.

En especial, la asociación ecologista critica las condiciones en las que viven los animales en la sección llamada Ártico, una cúpula cerrada a la que no llega el sol y con un ruido ensordecedor cuando entran grupos de personas, que, por otra parte, disparan los flashes de sus cámaras, lo que molesta a los animales.

Ecologistas en Acción pone el ejemplo de los belugas (en la imagen). Su espacio es tan pequeño que se podría considerar maltrato a los animales. La situación del macho es preocupante por la depresión que padece. La mayor parte del tiempo se encuentra flotando de cara a la pared, sin moverse, tan sólo la aleta caudal a veces. Esto ocurre durante horas o, incluso, días.

También denuncian la situación de las morsas, metidas en un contenedor de cristal muy pequeño y con un estrés galopante. Su recinto es muy reducido y está equipado de tres potentes focos que alumbran directamente el agua y a los animales. No hay ninguna barrera visual entre las morsas y el público, ni aquéllas disfrutan de estímulos durante el día. Los leones marinos, por otra parte, están amontonados, contándose entre diez y doce individuos en una piscina pequeña.

El Oceanográfico tiene delfines mulares para dar espectáculo en un espacio reducido. Estos animales están acostumbrados a nadar hasta 40 millas al día y bucean a más de 500 metros si se encuentran en libertad.

Ecologistes en Acció de València exige, por todo ello, que se tomen las medidas necesarias para que se amplíen los espacios de los que disponen los mamíferos marinos de modo que dichos espacios respeten la naturaleza de cada animal y cumplan la Ley 31/2003 de Zoológicos, en especial el artículo 3.a y b, sobre el bienestar de los animales.

Para la agrupación ecologista, el zoológico valenciano parece un recinto de mediados del siglo XX.