El oso polar es una especie mucho más antigua de lo que se creía