El palacio de Buckingham, el edificio menos ecológico del Reino Unido