El parque de reciclaje de Hiriya, en Israel, el más grande del mundo