El pez robot que detecta la contaminación del agua
No siempre es fácil detectar la contaminación de las aguas, pero para Delta ACE, el robot con forma de pez de la Universidad Estatal de Michigan, se trata de un cometido para el que ha sido exitosamente diseñado, por lo que le resulta sencillo ser eficiente.

El invento ha tomado forma gracias a un equipo de ingenieros que ha logrado crear un pez mecánico capaz de hacer un sinfín de maniobras para medir la calidad del agua, así como su temperatura y la presencia de toxinas.

Dispone de sensores en su superficie que hacen su labor cuando se desplaza como loco a través de arroyos y ríos, principalmente. Un desplazamiento que, por otra parte, consigue gracias a una pequeña bomba de agua que lo propulsa y lo hace ascender o descender, dependiendo de las necesidades.

Pruebas en el río Kalamazoo

Una de las características de este pez robótico es su pequeño tamaño, diez veces menor que cualquier planeador submarino, también conocidos como ocean gliders si bien, al igual que ellos, se alimenta de unas baterías eléctricas ligeras, pero lo hace de forma mucho más eficiente.

El pez robot que detecta la contaminación del agua
Su prueba en la vida real confirmó su buen comportamiento en el laboratorio. Fue en el río Kalamazoo, un río de la región de los Grandes Lagos del norte de los Estados Unidos, justo en el área donde se había producido un derrame de petróleo.

Según sus inventores, nuestro pez de hierro tuvo un comportamiento muy satisfactorio navegando en varios puntos del río y proporcionando interesantes lecturas de la contaminación producida gracias a la información que recogieron sus sensores en lugares donde las personas no pueden o no desean acceder por cualquier motivo. Por último, el invento reafirma a esta facultad como un referente en la creación de robots para el control ambiental.