El plástico oceánico ocupa más de 16 millones de kilómetros cuadrados (casi como Rusia)