El productor de Los Simpson dona su fortuna a los pobres y a ONGs animalistas antes de morir