El productor de Los Simpsons compra un ex ballenero para ayudar a los activistas contra la caza de ballenas