El Real Madrid gana, el medio ambiente pierde