El Reino Unido obligará a que todos los perros lleven chip
El Gobierno del Reino Unido ha anunciado que será obligatorio que todos los perros lleven un microchip para que sea más fácil su identificación. Entre otras ventajas, con este sistema es posible localizar a los propietarios de las razas peligrosas. Owen Paterson, secretario de Medio Ambiente, ha señalado que con esta medida se quiere incidir en el control de los dueños de los perros que, a fin de cuentas, son los responsables de la conducta del animal.

Los activistas por la defensa de los animales han criticado la medida. En especial, señalan que muchos jubilados no son conscientes de esta necesidad y es bastante probable que, sin saberlo, quebranten la ley.

El Gobierno quiere crear, con esta nueva medida, una completa base de datos en la que incluyan todos los dueños de perros en Inglaterra. Algunos ciudadanos piensan que el Gobierno se mete, de este modo, en su privacidad. En todo caso, los dueños tienen tiempo de adaptarse a la ley: hasta 2016, los agentes de la policía y las autoridades locales no podrán verificar si los perros han sido equipados con microchips.

Cuando entre en vigor la medida, el propietario que incumpla la ley podrá ser multado hasta con 500 libras. Paul Green, de la organización SAGA, comentó la medida con la clásica ironía inglesa, diciendo que parecía ridículo que una abuela que pasee un Yorkshire Terrier (una raza que no supone ningún peligro) por un parque público sea considerada como alguien peligroso. Los perros son peligrosos porque sus dueños los hacen así, ha rematado.

Los microchips serán subvencionados

El Reino Unido obligará a que todos los perros lleven chip
Pero, por otra parte, el chip puede ayudar a encontrar al dueño de un perro que se haya perdido. La polémica está centrada, más bien, en la proporción (o desproporción) de las medidas y la multa.

En todo caso, las autoridades han asegurado que no van a estar comprobando si los perros tienen o no chip. Ahora bien, si encuentran alguno perdido y no lleva chip, su dueño sí se puede enfrentar a esa multa de hasta 500 libras. Según datos del Gobierno, cada año se pierden unos 110.000 perros. En principio, el microchip será subvencionado por la ONG Trust Dogs.