El reto de vivir con 50 litros de agua en un país desarrollado