El salmón rosado migra antes por el aumento de la temperatura del agua
Ocurre en Alaska, donde el calentamiento del planeta se deja sentir, algo que saben bien los salmones rosados pues, según un nuevo descubrimiento, migran antes que hace cuatro décadas para hacer el desove, y también han experimentado transformaciones genéticas para adaptarse al cambio climático.

Investigadores de la Universidad de Alaska han estudiado a los salmones rosados (Oncorhynchus gorbuscha) en el sureste de Alaska, cerca de Juneau, donde el agua dulce ha sufrido un aumento de la temperatura en los últimos 40 años. En esta región, concretamente en un arroyo llamado Auke Creek, han descubierto que ha habido una clara respuesta de comportamiento y también en lo genético para adaptarse a estos cambios.

Por un lado, los salmones rosados han adelantado las fechas del inicio de su heróica migración río arriba, la conocida migración que hacen contra corriente para poder desovar, concluyen en su estudio sobre poblaciones en Auke Creek publicada en la revista Proceedings. Además, la investigación la completaron con estudios de animales en cautividad, a los que tomaron muestras genéticas de forma regular, concluyendo que también ha habido un paralelo cambio genético que se produjo de forma marcada en apenas un par de generaciones. Ello significa que esta especie puede adaptarse de forma rápida, sorprendentemente rápida, a los cambios.

Por otro lado, estos peces están acortando el tiempo que dedican a la migración, pasando de alrededor de 60 días a unos escasos 40 ó 45 días, detectó el estudio, que se inició en la década de los setenta. Pero, más allá de estudiar el comportamiento del salmón frente al calentamiento global, el estudio pretende poder pronosticar si este aumento de las temperaturas obligará a miles de especies a cambiar de forma radical para poderse adaptar al nuevo medio. Así, por lo pronto, podemos afirmar que estamos empezando a ver algunos cambios más que significativos.