El sector fotovoltaico español pide estabilidad y seguridad