El ser humano es el gran responsable de la extinción de las especies