El ser humano, responsable y víctima de la sexta extinción masiva