El terremoto de Lorca lo provocó la extracción de agua subterránea para uso doméstico en el río Guadalentín