El tigre de Malasia, en grave peligro de extinción
El tigre de Malasia es un animal a punto de extinguirse, y no son sólo palabras. Los números cantan, y suena a requiem: actualmente, no hay más de 300 tigres de Malasia en estado salvaje. Son cifras tristes, dramáticas hasta el punto de que posiblemente la especie se encuentre ahora en un punto de no retorno.

“¿Por cuánto tiempo puede una población de tigres salvajes hacer frente a este nivel de masacre?”, se pregunta Kae Kawanishi, el director de la Alianza para la Conservación de Malasia para Tigres (Mycat). Los cazadores furtivos y el desarrollo son las principales causas de que estos tigres estén contra las cuerdas como nunca antes. De hecho, la especie está ahora clasificada como una especie en peligro crítico en la Lista Roja de la UICN.

Cuenta atrás

“La caza furtiva para el comercio ilegal es la mayor y más urgente amenaza para los tigres de Malasia, seguida de la pérdida y la fragmentación de los bosques,” denuncian el Departamento de Vida Silvestre y Parques Nacionales (Perhilitan) del país y Mycat en un comunicado conjunto. El número de cazadores se ha incrementado en los últimos años, concretamente desde 2012, y las trampas encontradas en áreas protegidas se cuentan por miles cada año.

El tigre de Malasia, en grave peligro de extinción
“Están matándolos delante de nuestras narices”, se lamenta Kawanishi, al tiempo que critica el constante incremento de intrusos locales y extranjeros en áreas boscosas. De proseguir esta tendencia, los tigres tienen los días contados.

En efecto, los tigres han entrado en la cuenta atrás y sólo un milagro podría salvarlos del brutal declive que sufren en las últimas décadas, a pesar de los denodados esfuerzos que hacen las organizaciones internacionales entregadas a su recuperación, en ocasiones apoyados por las políticas gubernamentales. Recordemos que en la actualidad quedan poco más de 3.000 tigres en libertad, cuando hace un siglo superaban los 100 mil, según datos del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).