El tráfico de animales, uno de los negocios criminales más lucrativos
El comercio ilegal de animales campa a sus anchas en la red. Que esté prohibido no impide que en internet se vendan a expuertas animales en peligro de extinción, vivos o muertos, así como artículos elaborados con sus restos.

No en vano, el tráfico de animales protegidos es uno de los negocios más lucrativos, junto con el narcotráfico, el tráfico de armas, el sexo, la falsificación de dinero y la trata de esclavos. A nivel mundial, el tráfico ilegal de la fauna silvestre ronda los 19.000 millones de dólares al año y, junto con la caza, representan la principal amenaza para las especies en peligro de extinción.

Un reciente estudio del Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales (IFAW, por sus siglas en inglés) estudió la venta ilegal en la red procedente de 16 países, y los resultados provocan auténticos escalofríos. Además de las páginas de anuncios, donde la oferta es prácticamente incalculable, había un total de 280 webs dedicadas a vender más de 33.000 productos, entre animales y partes de los mismos.

China, el país más delictivo

Según el estudio, titulado “Wanted Dead or Alive; Exposing Online Wildlife Trade”, alrededor de un 13 por ciento de esta oferta online es ilegal, con China, Alemania y Francia encabezando la lista de comercio ilegal de fauna silvestre en línea. De hecho, los 16 países fueron seleccionados porque las tiendas online tenían en ellos su base principal, más de la mitad de ellos en la China.

El tráfico de animales, uno de los negocios criminales más lucrativosA día de hoy sigue sin haber mecanismos de control efectivos que supongan sanciones penales y permitan bloquear este tipo páginas. Desde el IFAW se demanda más control por parte de los países, “para impedir que su venta prolifere”, sin olvidar que la decisión final siempre es de los consumidores. “Por último, los consumidores deben ser conscientes del coste devastador que tienen sobre la vida silvestre estos delitos”, concluye el informe. Sin duda, es claro que sin demanda no existiría oferta.