El vertido de BP ya se considera el peor desastre medioambiental de Estados Unidos