El vertido del Exxon Valdez sigue afectando al ecosistema