El vertido del Golfo de México ha dañado gravemente los corales