El “viernes negro” y la ecología