El volcán Eyjafjallajokull y el cambio climático. Segunda parte