El zoo que mató a una jirafa sana sacrifica a cuatro leones