Embalses, químicos y el calentamiento global hacen peligrar la calidad del agua europea