Empeora la calidad del aire de las ciudades