En España, se prevé una primavera con mucho polen
Cada primavera, muchos ciudadanos sufren los molestos efectos de las alergias. Este año, aseguran los expertos, el fenómeno golpeará con fuerza. Las responsables son las lluvias de febrero y marzo, que harán aumentar el polen. Es la previsión de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

Según la institución científica, los granos de gramínea en el aire duplicarán los niveles del año pasado. La situación se podría suavizar en mayo si no se producen más precipitaciones. Aunque, en un país como España, siempre hace falta que llueva. Así que, por un lado o por otro, habrá algún perjuicio.

Si en mayo llueve con frecuencia, las personas alérgicas podrían tener un respiro, nunca mejor dicho. En cambio, si es seco y con temperaturas moderadas, los niveles de granos en el aire duplicarán los de 2012. Para esta predicción, se han tenido en cuenta datos meteorológicos desde el mes de octubre.

El año 2012 fue un año seco y, por ello, las personas afectadas por la alergia no sufrieron mucho. Sólo hubo 2.600 granos/m3 de aire. La predicción para este 2013 es de 5.100 granos/m3.

En la actualidad, existen herramientas muy precisas que predicen los niveles de polen cada día y en cada región. Es una forma de facilitar que los pacientes tomen medidas preventivas, como, por ejemplo, no hacer ejercicio al aire libre los días que más polen haya en la atmósfera.

El centro y el sur, las zonas más afectadas

En España, se prevé una primavera con mucho polen
En el centro y el sur de la península, donde el clima es seco y con temperaturas extremas, es donde más afectan este tipo de alergias. Los granos de gramínea se consideran como el marcador de alergia por excelencia por ser los más abundantes. Las previsiones en la costa norte no son tan fiables porque el clima es más cambiante. Además, las lluvias son más frecuentes y pueden limpiar el aire de polen. En la zona mediterránea, las alergias predominantes son diferentes.

Además de la alergia a la gramínea, la más frecuente, se están presentando otros alérgenos, como el del plátano de sombra, un árbol muy común en las ciudades y cuyo polen se comenzará a detectar en las próximas semanas.

El polen de olivo aparece en Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía, aunque su polinización es constante a lo largo del año y no tiene una especial incidencia estacional. Cabe aclarar que se presenta con mayor intensidad en los años pares, pues sus reservas polínicas se agotan cada dos años.