En Estados Unidos se agrava la sequía