En solo 40 años hemos acabado con la mitad de los vertebrados marinos