Encontrada una nueva población de gibón de mejillas blancas
Miembros de la organización Conservation International (CI) han anunciado un importante descubrimiento. Se trata del hallazgo de una población de 455 gibones de mejillas blancas del norte (Nomascus leucogenys) repartidos en 130 grupos en el parque Nacional Pu Mat en Vietnam. Esta especie de primates se encuentra en peligro crítico de extinción y haber descubierto una población tan grande es un hito para su conservación y llena de esperanza a la comunidad científica .

De hecho, es la mayor población conocida de esta especie. La población ha podido ser censada con bastante exactitud debido a que los gibones son territoriales y defienden sus territorios y se comunican con gritos muy fuertes. De este modo, se pudieron grabar audios con los gritos para, posteriormente, ser identificados y determinar el número de cada grupo.

Según los registros, esta especie se distribuye en Vietnam, Laos y China, aunque en este último país se sospecha que el primate ya está funcionalmente extinto. De ahí la importancia del nuevo hallazgo. El parque Pu Mat de Vietnam ya era importante por su gran diversidad de especies y sus beneficios a las comunidades cercanas, pero, ahora, con este nuevo descubrimiento, debe ser protegido más que nunca para ayudar a la conservación de esta especie de gibón. Así lo cree, al menos, Ben Rawson, experto en primates de la organización Conservation International, que ha estado trabajando es el proyecto durante los últimos tres años.

Este tipo de monos raramente descienden al suelo, viviendo prácticamente toda su vida colgados de los árboles. Se alimentan de frutos, hojas, brotes, flores y, a veces, también de huevos e insectos. Forman parejas monógamas, con las que se aparean de por vida. La nueva población descubierta en Vietnam vive en uno de los bosques más remotos densos de la región.

Hay 25 especies de gibón en todo el planeta y la mayoría están amenazadas por la caza y la pérdida de su hábitat natural. Precisamente han sobrevivido en una zona donde al ser humano casi no ha puesto el pie.