La energía solar podría cubrir las necesidades del planeta, según el MIT