Enterrar carbono podría producir terremotos