Érase una vez un león salvaje que se arregló la melena para salir perfecto en una fotografía