Es hora de replantearse la utilidad de la escala INES para accidentes nucleares