Escolopendra: características, hábitat y alimentación

Escolopendra: características, hábitat y alimentación

Las escolopendras son una especie de animales artrópodos, todas pertenecientes al género Scolopendra. Son el género más conocido de centípedos o quilópodos, animales vermiformes de múltiples patas. Existen más de 80 especies diferentes, pero todas tienen características en común. Destacan por tener una apariencia peligrosa, provistos de múltiples apéndices locomotores y un par de colmillos dotados de veneno. Continúa leyendo este interesante artículo de EcologíaVerde sobre la escolopendra, sus características, hábitat y alimentación para que aprendas a reconocer a estos animales, y que sepas a qué atenerte si te encuentras con uno.

Características de la escolopendra

Las escolopendras se caracterizan por ser de colores pardos que van desde el negro hasta el amarillo, además de ser unos insectos particularmente longevos, llegando a vivir hasta 6 años. Algunas de las características de la escolopendra más destacadas son:

  • Están formados por 21 segmentos: que dividen su cuerpo fuerte con exoesqueleto. Este le sirve como barrera física, y también como soporte pues son artrópodos sin esqueleto interno.
  • Cada segmento tiene un par de patas: en total tienen 21 pares de patas. Estas son muy fuertes y tienen capacidad de sostener grandes presas, incluso pendiendo desde techos para poder manipular a su alimento. También son muy hábiles y rápidos para manejar a su gran abanico de presas, que revisaremos más adelante.
  • Tienen dos antenas: útiles para palpar el suelo y para detectar vibraciones en busca de presas o de amenazas.
  • Tiene dos apéndices alargados: se encuentran al final de su cuerpo y sirven para distraer a otros animales, pues con ellos no se distingue cuál es el frente.
  • El tamaño depende del clima: en zonas tropicales y cálidas pueden medir hasta 30 centímetros, y en zonas templadas rondan los 15 centímetros. Son gruesos, de aproximadamente 4 centímetros.
  • Son depredadores venenosos: de hecho, son de los más antiguos que existen y que todavía viven al día de hoy. Aquí tienes más información sobre los Depredadores: qué son, tipos y ejemplos.

Qué pasa si te pica una escolopendra

Las escolopendras tienen apéndices bucales muy complejos usados para completar su alimentación. Tienen dos pares de fuertes mandíbulas y dos maxilas fusionadas de la que se desprende el primer par de patas, que se han modificado en unos ganchos o colmillos llamados forcípulas con glándulas de veneno en su interior usado para capturar e inmovilizar a sus presas.

Este veneno es un coctel de múltiples toxinas que afectan todo tipo de sistemas desintegrando eritrocitos, causando, entre otros síntomas:

  • Paros cardíacos
  • Fiebre

Si una escolopendra te llegara a picar sentirías mucho dolor por la fuerza de sus ganchos y la piel reaccionará con inflamación, formación de pústulas y a veces con necrosis. La mordida con sus colmillos deja marcas visibles por punción en la piel. Las picaduras son comunes en temporadas de calor y de lluvia, y suelen darse en las extremidades, como en piernas o brazos.

Las escolopendras pueden también insertar el veneno, que es letal en animales pequeños pero rara vez en humanos. En casos de niños o ancianos la picadura de escolopendra sí puede llevar a la muerte. Si en individuos sanos llega a darse un shock anafiláctico también pueden ocurrir decesos.

Cómo es la picadura de escolopendra

Es importante conocer los síntomas. Después de la mordida se presenta un eritema localizado, que es un enrojecimiento por vasodilatación, seguido de dolor, hinchazón, comezón y sensación de quemadura. Esto ocurre en el mayor de los casos y suelen resolverse por sí mismos y sin intervención médica, pero hay casos en los que puede agravarse.

El tratamiento en casos severos por infección bacteriana grave y avanzada puede incluir el desbridamiento quirúrgico para limpiar internamente a los tejidos y suministro de antibióticos vía intravenosa. Estos casos requieren dos meses para una recuperación completa y exitosa. Recalcamos que estos casos graves son muy poco frecuentes.

Como con todos los animales silvestres, es recomendable no acercarse ni manipularlos para evitar riesgos, pues incluso tocar gotas residuales de veneno puede generar reacciones adversas.

Hábitat de la escolopendra

La escolopendra se asocia a hábitats húmedos y alejados de la luz solar. Pueden esconderse bajo rocas o grietas, especialmente durante el día. Construyen madrigueras en las que se guarecen.

Cada especie habita zonas particulares, pero son abundantes y prefieren los climas tropicales. Las más conocidas son:

  • S. cingulata: que vive en Europa cerca del mediterráneo.
  • S. gigantea: que vive en Sudamérica y en islas del Caribe.

Otras especies pueden vivir en Japón, África, Tailandia, China o Vietnam, por mencionar algunas zonas.

Scolopendra subspinipes y Scolopendra morsitans son especies cosmopolitas que presentan variaciones de colores según la ubicación.

Alimentación de la escolopendra

¿Qué comen las escolopendras? Estos animales son depredadores nocturnos y su alimentación es muy variada. Pueden alimentarse de insectos, arañas, cucarachas, moluscos como caracoles y, con ayuda de sus glándulas de veneno, pueden capturar hasta anfibios, murciélagos, serpientes o ratones. Cabe destacar que algunos ejemplares de escolopendra pueden practicar el canibalismo.

Reproducción de la escolopendra

Estos animales tienen sexos separados, no hay cópula y la fecundación es interna. Para esto los machos dejan bolsas de esperma en el suelo, llamados espermatóforos, y la hembra debe colocarlo dentro de sí.

La escolopendra hembra pone de 20 a 60 huevos en sus madrigueras ocultas y los cuida con mucho recelo. Incluso llega a humedecerlos con saliva para evitar el desarrollo de patógenos. Cuando nacen, algunos hijos pueden comerse a la madre.

Si deseas leer más artículos parecidos a Escolopendra: características, hábitat y alimentación, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Animales salvajes.

Bibliografía
  • Siriwut, W., Edgecombe, G. D., Sutcharit, C., Tongkerd, P., & Panha, S. (2016). A taxonomic review of the centipede genus Scolopendra Linnaeus, 1758 (Scolopendromorpha, Scolopendridae) in mainland Southeast Asia, with description of a new species from Laos. ZooKeys, (590), 1.
  • Puzzo, A., Pari, C., Bettinelli, G., Raggini, F., Paderni, S., & Belluati, A. (2020). An unusual two-stage infection following a scolopendra bite. Acta Bio Medica: Atenei Parmensis, 91(Suppl 14).