España muy vulnerable frente al calentamiento global