España sólo recicla un 30% de los envases
Una cosa es lo que se dice y otra muy distinta lo que se hace. De cara a la galería, parece que todas las personas estamos muy concienciadas con el asunto del reciclaje. De hecho, según las encuestas, en la mayoría de las comunidades autónomas de España, las encuestas señalan que más del 90% de los ciudadanos dicen separar los desechos que arrojan al contenedor amarillo. Pero la realidad es muy distinta. Porque sólo se recicla un 30% de los envases al año.

Cada año entran en España 18.000 millones de envases de bebidas (entre vidrio, plástico, acero, brick y latas de aluminio). De todos estos envases, sólo se recupera alrededor de un 30%, según datos de la Fundación Retorna. El resto de los desechos va a parar a vertederos, incineradoras o se arroja en carreteras, plazas o playas. Las islas de plástico del mar son un problema y, evidentemente, esa basura no crece en el mar como por arte de magia.

Estos datos ponen de manifiesto que el actual sistema de gestión de residuos falla. Es necesario abordar una reforma para hacerlo realmente efectivo.

Los datos son aún peores si se tiene en cuenta los desechos que salen aptos o disponibles de las plantas de selección, esto es, después de una preselección, para ser enviados a las plantas recicladoras, ya que el porcentaje de envases reciclados se reduce al 19%. Según la directiva europea sobre envases de plástico, se debe alcanzar un nivel mínimo de reciclado del 22,5%. Todos estos datos se refieren a 2008.

La fundación Retorna pide, por tanto, un cambio en el sistema de gestión de residuos. Esta entidad propone implantar el sistema de depósito, devolución y retorno de envases usados. Se trata de ganar un nuevo circuito de recuperación de materiales y mejorar el actual porcentaje de reciclado.

La fórmula no es nueva, en realidad. Es el clásico sistema de botellas retornables, es decir, devolver el envase al comercio donde fue comprado para que sea reutilizado o reciclado. A cambio, el cliente recibe una pequeña cantidad dejada en depósito. Para la Fundación Retorna, es una forma de que el ciudadano perciba el envase como un recurso, no como basura, ya que tiene un valor monetario, aunque sea mínimo, 25 céntimos. Este sistema ya se usa en países como Alemania o los países escandinavos con resultados exitosos. En Alemania, se ha conseguido alcanzar la cifra del 98% de los envases de plásticos reciclados o reutilizados.