Espino blanco: propiedades, para qué sirve y contraindicaciones

Espino blanco: propiedades, para qué sirve y contraindicaciones

El espino blanco, majuelo o espino albar (Crataegus monogyna) tiene múltiples usos y es muy valioso para el ser humano. Ha sido utilizado para rituales, como seto vivo y como planta ornamental en jardines. Pero en esta ocasión nos estaremos centrando en las bondades curativas del espino blanco. Desde la Roma antigua, el famoso farmacólogo Dioscórides ya hablaba sobre los usos de esta valiosa planta. Continúa leyendo este artículo de EcologíaVerde donde te hablamos sobre los las propiedades del espino blanco, para qué sirve y sus contraindicaciones.

Qué es el espino blanco y sus características

El espino blanco es un árbol caducifolio, de nombre científico Crataegus monogyna. Lo podemos encontrar tanto como árbol de hasta 6 metros o como de setos podados más bajos.

Pertenece a la familia de las rosáceas, lo que implica que tienen tallos leñosos y un pedicelo floral también llamado receptáculo, de forma muy opulenta. Si quieres saber más sobre las Rosaceae: características y ejemplos, no dudes en echarle un vistazo al siguiente artículo de EcologíaVerde.

El espino se caracteriza por tener llamativas flores blancas de cinco pétalos y muy aromáticas que se presentan durante la primavera. Al florecer anuncia la partida del frío y la llegada del calor. De ellas se genera un fruto redondo de color rojo ligeramente dulce y sin mucho sabor.

El nombre espino blanco viene de las mencionadas flores y de sus ramas revestidas por espinas. Además, sus hojas son verdes brillantes, simples y ligeramente lobuladas. Es originaria de Asia, Europa y África, pero hoy en día puede encontrársele en América también. Se adapta a zonas de clima templado.

Propiedades del espino blanco

El espino blanco contiene derivados de flavonoides, proantocianinas, azúcares, alcoholes de azúcar, terpenos y aceites esenciales. Todos estos componentes le atribuyen las siguientes propiedades al espino blanco:

  • Cardioprotector
  • Antioxidante
  • Antiagregante plaquetario
  • Antitrombótico
  • Gastroprotector
  • Ansiolítico
  • Antiinflamatorio
  • Vasodilatador
  • Antiarrítmico
  • Antibacteriano

Ahora que ya conoces cuáles son las propiedades del espino blanco vamos a descubrir para qué sirve.

Para qué sirve el espino blanco

¿Cuáles son los beneficios del espino blanco? Los usos del espino blanco y sus beneficios se centran para tratar problemas del organismo. Algunos de los más relevantes son los siguientes:

Ayuda ante la insuficiencia cardíaca

El espino blanco se utiliza cuando el rendimiento del corazón no es óptimo, ayudando a que recupere su estado óptimo regulando su ritmo y ayudado a mejorar la fuerza del músculo cardíaco. Además, también ha sido utilizado para tratar a pacientes que han tenido infartos cardíacos.

Es importante mencionar que los extractos de espino blanco están aprobados por la New York Association, por lo que su uso es sumamente benéfico.

Regula la tensión arterial

Relacionado a su capacidad cardioprotectora, también ayuda a disminuir la tensión arterial, lo que es un gran beneficio en personas de presión alta y con resistencia de circulación sanguínea. En caso de que la presión esté muy baja, puede subirla mediante vaso dilatación.

Tiene un efecto sedante

Ayuda también en arritmias nerviosas, pues es sedante. Este estado de relajación lo logra reduciendo el estado de excitabilidad del corazón. Puede usarse no solamente en arritmias nerviosas, sino también en estados de insomnio por estrés o ansiedad.

Mejora la calidad de vida

Tomar espino blanco con regularidad puede ayudar a cualquier individuo, no solamente a los que tengan algunas de las patologías anteriores. Esta planta ayuda a disminuir la apatía, la fatiga, el agotamiento rápido y mejora la condición física en el ejercicio.

Cómo tomar espino blanco

La parte más consumida del espino blanco son sus flores. Deben recolectarse cuando los botones están a punto de abrir. Deben secarse en un sitio seco y bajo sombra. Estos se ingieren en tisana, con medida de una cucharadita por taza. Se consume una taza durante la comida y otra durante la cena, preferiblemente por varios meses.

Otras opciones de cómo tomar espino blanco son:

  • Los frutos: sean frescos para ingesta completa, secos para tisanas como el caso anterior, o incluso en mermeladas.
  • Las hojas: en infusión con el mismo método de las flores.

Flores, hojas y frutos son muy similares en cuanto a composición, así que puedes consumir el que más fácil sea para ti de encontrar. La diferencia radica en que los frutos tienen un contenido más elevado de vitamina C.

En farmacéuticas especializadas o en naturistas pueden conseguirse tinturas de espino blanco, de las que se toman 10 gotas 4 veces al día.

Efectos secundarios del espino blanco

Los efectos secundarios del espino blanco son mínimos, y de hecho no se han encontrado efectos secundarios estadísticamente significativos en su uso. En algunos casos de sobreingesta puede presentarse una bajada en la presión arterial, acompañada de mareos y náuseas.

Contraindicaciones del espino blanco

Así como los efectos secundarios, las contraindicaciones del espino blanco son mínimas. Es una planta muy noble que puede ser usada junto con otros medicamentos vasodilatadores y para el corazón, lo que es indicio de lo benéfica que es. Sin embargo, no es recomendado que lo consuman:

  • Mujeres embarazadas ni mujeres lactantes: pues los componentes pueden ser transmitidos al bebé y ser tóxicos para él.

A pesar de esto, si consumes algún medicamento cardiovascular, ansiolítico, antiarrítmico o que actúe similar a las mencionadas propiedades del espino blanco, es mejor consultar con tu médico para que pueda recetarte adecuadamente y sin riesgo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Espino blanco: propiedades, para qué sirve y contraindicaciones, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Remedios naturales.

Bibliografía
  • Peiró, P. S., & Lainez, M. C. T. (2017). ESPINO ALBAR Majuelo Crataegus monogyna-oxyacanta. Medicina naturista, 11(1), 20-24.
  • Accame, M. E. C. (2014). Espino blanco. Panorama actual del medicamento, 38(370), 115-118.