Esta Navidad Rusia matará a 250.000 renos en Siberia
Hacer frente a la epidemia de ántrax, conocida como la enfermedad zombi, que padecen los renos en Siberia puede motivar su masacre. Esta medida extrema es la que Rusia está barajando aplicar para evitar su propagación.

Así las cosas, estas Navidades no serán un momento bonito en Siberia, el país de Papá Noel y de los renos que empujan su trineo. Ni tampoco fuera de ella, lógicamente. Fuera de bromas, la noticia es realmente trágica, pues el planteamiento no es otro que matarlos para salvarlos.

Objetivo: matar a 250.000 renos

¿Matar para salvar? El argumento tiene trampa, en realidad, pero vayamos primero con su supuesta lógica. Si se mata es para la enfermedad no se extienda. Idealmente, sin embargo, controlar la sobrepoblación, -y no precisamente con la caza-, hubiera sido una manera efectiva de no tener que recurrir a ahora a una solución tan cruenta.

Esta Navidad Rusia matará a 250.000 renos en Siberia
Actualmente hay más de 700.000 renos en el distrito autónomo de Iamalo-Nénétsie, donde se encuentra la mayor concentración del mundo de estos animales. De ellos, alrededor de 300.000 viven en la península de Yamal, una sobrepoblación que facilita la propagación de la enfermedad.

La enfermedad, por otra parte, se propagó a consecuencia del deshielo provocado por una ola de calor. En concreto, la enfermedad ha rebrotado tras descongelarse esqueletos de renos contaminados desde hacía decenios.

Por lo tanto, los patógenos estaban latentes, y esta situación ha liberado la enfermedad. Desde entonces alrededor de 2.350 renos han muerto. Además, se da la circunstancia de que se trata de una enfermedad transmisible al ser humano.

De hecho, un niño de 12 años murió este mismo año tras comer carne de reno infectada. Aún así… ¿Realmente es una solución adecuada? ¿Por qué los renos han de pagar el pato de una mala gestión del ecosistema?. Y una última pregunta: ¿Si no la aceptaríamos para los humanos por qué lo hacemos para estos pobres animales?