Estados Unidos limita las emisiones de CO2