Europa prohibiría plaguicidas para salvar a las abejas
Es sabido que los plaguicidas afectan a las abejas, diezmando sus poblaciones de forma importante por sus peligrosas sustancias químicas. Habida cuenta de ello, la Unión Europea estudia prohibir algunos plaguicidas para proteger a estos insectos polinizadores, claves para el equilibrio de los ecosistemas.

Las medidas responderían a la alarma levantada por un reciente estudio llevado a cabo por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, institución encargada del asesoramiento científico de la Comisión Europea.

Sus alarmantes conclusiones sobre el impacto de los plaguicidas, especialmente los sistémicos o neonicotinoides, han recomendado, cuanto menos, estudiar su posible prohibición con el fin de preservar sus ya de por sí frágiles poblaciones.

Por lo pronto, la cuestión figura en la agenda de la reunión del Comité Permanente de la Unión Europea encargado de cuestiones como ésta, prevista para el próximo 31 de enero. Un foro en el que debatirá la cuestión, intentando siempre adaptar las medidas necesarias para evitar su progresiva desaparición, apuntó su portavoz.

Europa prohibiría plaguicidas para salvar a las abejas
El estudio de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria refuerza los resultados de investigaciones anteriores sobre el mismo particular. En concreto, se ha demostrado que son muchos los pesticidas (comercializados bajo el nombre Gaucho, Cruiser, Poncho, Nuprid, Argento, etc.) que provocan auténticos estragos en las colmenas.

Hasta tal punto de desorientarlas y producirles efectos letales tras ser incapaces de encontrar el camino de regreso hasta su colmena, con una mortalidad actual que se estima de hasta un tercio de la población.

La prohibición de estos pesticidas propinaría un duro golpe a la industria química, concretamente a un sector en el que actualmente se obtienen unos beneficios tremendos a nivel mundial, no sólo europeo. Nos referimos a los económicos, por supuesto, porque de los medioambientales mejor ni hablamos.