Europa, cada vez más vulnerable al cambio climático