¿Qué es la eutrofización?
La eutrofización es el enriquecimiento de nutrientes en un ecosistema acuático. Básicamente comienza cuando el agua recibe un vertido de nutrientes, como desechos agrícolas o forestales, lo cual hace que favorezca el crecimiento excesivo de materia orgánica, provocando un crecimiento acelerado de algas y otras plantas verdes que cubren la superficie del agua y evita que la luz solar llegue a las capas inferiores.

La proliferación de algas que aparece con la primera fase de la eutrofización provoca un enturbiamiento del agua que impide que la luz penetre hasta el fondo del ecosistema, y en consecuencia de ello, la vegetación muere al no poder realizar la fotosíntesis, generando que otros microorganismos, como bacterias, se alimenten de la materia muerta, consumiendo el oxígeno que necesitaban peces y moluscos, y a la vez generar algas tóxicas y microorganismos patógenos que podrían causar enfermedades.

Las principales causas de la eutrofización son: la contaminación urbana mediante residuos orgánicos e inorgánicos como el fosfato, la contaminación atmosférica por óxidos de azufre y nitrógeno que reaccionan con el agua atmosférica para formar ion sulfato e ion nitrato, la contaminación agropecuaria como fertilizantes o excrementos y la contaminación forestal por abandono en los ríos de residuos forestales.

Las causas pueden ser diversas, pero principalmente es debido a la contaminación agropecuaria (contaminación difusa de los suelos y acuíferos con fertilizantes) pero también por contaminaciones forestales, eso es tirar a los ríos de residuos forestales relacionados con la madera. La contaminación atmosférica juega otro papel determinante en este proceso, así como los efluentes urbanos contaminados en el caso que no haya depuración.

En conclusión, la eutrofización produce de manera general un incremento natural de la biomasa y una reducción de la diversidad. Cuidar el medio ambiente y fomentar los sistemas de filtros y limpieza de las aguas puede ser una solución parcial al problema.