Se proyecta una explotación petrolera en un hábitat de gorilas