La extinción de incendios poluciona los suelos