Extremadura, dióxiodo de carbono y bosques