Falsos mitos sobre los animales que siempre hemos creído