Ford reducirá los residuos enviados a los vertederos
La compañía automovilística Ford ha anunciado que va a mejorar su política ambiental, reduciendo, para 2016, en un 40% la cantidad de residuos que envía a los vertederos por cada vehículo producido. Un porcentaje de reducción similar ya fue conseguido entre 2007 y 2011, cuando pasó de 17,2 a 10,3 kilogramos. El objetivo es volver a conseguirlo, llegando a una cifra de poco más de 6 kilogramos de desechos por coche.

El plan se pondrá en práctica en todos los ámbitos de la compañía en sus fábricas de todo el mundo. Para hacer posible esta reducción de residuos, la compañía puso en marcha algunas iniciativas en las plantas de España, Australia, Tailandia e India.

Otras empresas del sector también están tratando de reducir sus residuos. General Motors, por ejemplo, se ha marcado un ambicioso objetivo: que, para 2020, 104 de sus 125 instalaciones no envíen basura a los vertederos. Ni un solo gramo. Actualmente, la compañía genera alrededor de 6.894 millones de toneladas de basura industrial al año, pero recicla casi un 90%.

El vicepresidente ejecutivo de Fabricación Mundial de Ford, John Fleming, ha asegurado en un comunicado que reducir los desechos es una parte esencial de la estrategia de la compañía hacia la creación de un “sistema de fabricación de clase mundial”. Además del beneficio ambiental, se genera otro económico: el reciclado de materiales, sólo en 2012, supuso 225 millones de dólares por las 515.289 toneladas de metal de chatarra en Estados Unidos y Canadá.

Ford reducirá los residuos enviados a los vertederos
General Motors también gana dinero con el reciclaje. El mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos calcula que ganó unos 1.000 millones de dólares al año por gestionar adecuadamente sus residuos.

Menor gasto en energía y agua

La fábrica de Ford ubicada en la localidad de Van Dyke (Estados Unidos) se ha convertido en la primera planta del país de producción de transmisiones que no genera ningún tipo de desechos destinados a vertederos. El mayor problema era qué hacer con las 10 toneladas de filtros usados que se generaban cada mes.

Por otra parte, Ford tiene previsto reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Entre 2010 y 2025, disminuirá los GEI en sus plantas de fabricación un 30% por vehículo producido. El uso de agua se reducirá en la misma proporción para 2015. El consumo de energía, por último, bajará un 25% entre 2011 y 2016.