Fractura hidráulica en Uruguay
Parece que el virus del fracking o fractura hidráulica se está extendiendo por todo el mundo. En Estados Unidos, en Europa y, también, en Latinoamérica. Muchos expertos están avisando de que este método de extracción de combustibles fósiles perjudican al medio ambiente e, incluso, la salud de las personas. Pero las compañías energéticas hacen oídos sordos a los avisos.

Las empresas de Estados Unidos, no sólo están rompiendo (fracturando) las rocas del interior de la tierra en su territorio, sino también la de otros países, en una colonización energética que perjudica al medio ambiente. En el caso concreto de Argentina, la petroquímica YPF, que pertenece al Estado después de la expropiación, lidera la apuesta por la fractura hidráulica (lo que demuestra que no es una cuestión de nacionalismos, sino de dinero: destrozan la naturaleza tanto unos como otros).

¿Y qué ocurre en Uruguay, donde gobierna un presidente que respeta el medio ambiente y apoya las renovables? El país que limita con Argentina ha cedido a éste un 15% de su territorio para que se estudien las posibilidades de futuros proyectos de fracking.

Son un total de 23.500 kilómetros cuadrados donde se perforará verticalmente el suelo miles de metros y se inyectará a alta presión una mezcla de hasta 30 millones de litros de agua, centenares de toneladas de arena y decenas de miles de litros de aditivos químicos. Todo para extraer petróleo y gas atrapados en rocas del interior de la Tierra.

Fractura hidráulica en Uruguay
En Estados Unidos, esta tecnología de extracción de hidrocarburos se lleva a cabo desde 1998. El agua usada y los productos químicos utilizados son desechados en lagunas al aire libre o reinyectados al subsuelo.

Diversos estudios demuestran que la fractura hidráulica es un atentado medioambiental. Por ejemplo, la Universidad de Cornell demostró que más de setenta animales murieron por la ingestión de agua contaminada y otro presentaban deformaciones congénitas y trastornos reproductivos y gastrointestinales.

Alimentos contaminados

Los científicos advierten de que los químicos pueden aparecer en productos de carne o leche en animales que vivan cerca de este tipo de explotaciones.

Las autoridades uruguayas, conociendo las críticas a las que van a estar expuestas, no han querido admitir que están facilitando esta práctica en el país. De momento sólo son proyectos. Empieza la lucha entre las comunidades de municipios uruguayos que quieren declarar su territorio “libre de fracking” y las empresas extractoras con la connivencia de los políticos.