Funciones vitales de los seres vivos

Funciones vitales de los seres vivos

La evolución de la vida en la Tierra ha permitido que en la actualidad se distingan una gran variedad de seres vivos. Por increíble que parezca, todos y cada uno de los seres vivos que habitan (y han habitado) el planeta provienen de un antecesor común. Este hecho ha permitido a los científicos conocer las principales características de los seres vivos, así como distinguir varias funciones vitales comunes a todos ellos. Por ejemplo, tanto las funciones vitales de las plantas como las funciones vitales de los animales engloban aquellos procesos biológicos que permiten a ambos grupos de seres vivos crecer y sobrevivir en los diferentes ecosistemas.

Si quieres conocer con detalles cuáles son las funciones vitales de los seres vivos y ejemplos de estas, sigue con la lectura de este práctico artículo de EcologíaVerde.

Qué son las funciones vitales de los seres vivos

Las funcionales vitales de los seres vivos son aquellas características funcionales biológicas que comparten todos y cada uno de los seres considerados con vida. Al contrario que los seres inertes, los seres vivos cuentan con complejas funciones y características durante todo su crecimiento y desarrollo.

Así, siendo los seres vivos organismos de organización molecular compleja, sus funciones vitales son las que les permiten sobrevivir y mantenerse en constante relación con su entorno, tanto con individuos de su misma especie como con otras especies distintas. Todos y cada uno de los seres vivos que habitan el planeta Tierra, por muy diferentes que parezcan entre sí, comparten las funciones vitales. Podemos decir que existen 6 funciones vitales de los seres vivos:

  • Nacer
  • Respirar.
  • Alimentarse.
  • Adaptarse al entorno.
  • Crecer.
  • Reproducirse.

No obstante, estas se suelen resumir en 3 funciones vitales comunes:

  • Nutrición.
  • Relación o interacción.
  • Reproducción.

En los próximos apartados definiremos cada una de ellas y veremos ejemplos de las funciones vitales de los seres vivos para comprenderlas mejor.

La nutrición

La primera función de los seres vivos, la nutrición, permite a estos crecer y desarrollarse mediante la adquisición de los nutrientes que necesitan para desarrollar sus órganos y tejidos. Para ello, pueden seguir una alimentación autótrofa, que es la nutrición de las plantas y de los demás vegetales, o bien una alimentación heterótrofa. Así, los procesos de nutrición que llevan a cabo todos los seres vivos permiten establecer complejas cadenas o redes tróficas en los ecosistemas.

Dentro de esta importante función vital se incluyen también los procesos respiratorios por los que los seres vivos obtienen la energía necesaria para mantener en funcionamiento las maquinarias enzimáticas de sus células. Por ejemplo, gracias a los procesos de fotosíntesis y respiración y el de la nutrición, las plantas transforman nutrientes inorgánicos (agua y luz) en componentes orgánicos (compuestos de carbono), los cuales transportan hacia las diferentes partes de su organismo para crecer. Si quieres aprender más sobre ello, te animamos a leer este post sobre Por dónde respiran las plantas y cómo lo hacen y este otro acerca de 105 animales que respiran por los pulmones.

La función vital de relación

La función vital de relación o interacción permite a los seres vivos recibir información de su entorno y responder a ella para sobrevivir. La función de relación en las plantas se basa en la respuesta de las mismas a los estímulos químicos que son capaces de recibir a través de complejos mecanismos químicos y físicos que poseen tanto en sus raíces, como en sus tallos y hojas. Por ejemplo, frente a una situación de estrés hídrico o falta de agua, las plantas cierran sus estomas para evitar desecarse. En cambio, la función de relación en los animales incluye la participación de los órganos de los sentidos y de un complejo sistema nervioso, los cuales les permiten tener la sorprendente habilidad de comunicarse con otros seres vivos y ser capaces de responder a cambios ambientales de distintas formas.

Para aprender más sobre esta función vital, te recomendamos entrar en los enlaces a nuestros artículos específicos sobre:

  • Qué son las relaciones intraespecíficas y ejemplos.
  • Relaciones interespecíficas: tipos y ejemplos.

La reproducción

La tercera y última de las principales funciones vitales es la reproducción de los seres vivos. Esta permite a los seres vivos multiplicar el número de individuos existentes de cada especie y crear así nuevas generaciones, a la vez que transmiten su información genética (herencia genética).

Existe una gran variedad de tipos de reproducción, las cuales se agrupan principalmente en reproducción sexual (siendo necesaria la intervención de dos individuos de distinto sexo) y la reproducción asexual (no es necesario el apareamiento entre individuos). Algunos seres vivos son capaces incluso de alternar ambos procesos de reproducción según las condiciones del ambiente o su estadío de desarrollo. Este es el caso, por ejemplo, de las medusas, las cuales se desarrollan asexualmente mientras se encuentran en estadío de pólipo para, posteriormente, reproducirse de forma sexual durante su madurez.

Si quieres aprender más sobre esta función vital de los seres vivos, aquí puedes encontrar información acerca de la Reproducción de las plantas y de la Reproducción de los animales hermafroditas con ejemplos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Funciones vitales de los seres vivos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Curiosidades de la naturaleza.

Bibliografía
  • Hickman, C. P., Ober, W. C. & Garrison, C. W. (2006) Principios integrales de Zoología, 13ª edición. McGraw-Hill-Interamericana (Madrid), pp: 730-789.
  • Jordana, R. & Herrera-Mesa, L. (1974) Reproducción sexual en animales. Revista Persona y Derecho. Volumen 1, pp: 409-434.
  • Vallejo-Marín, M. (2014) La correlación entre la poliploidía y la reproducción asexual. Ecosistemas, Revista Científica de Ecología y Medio Ambiente. Volumen 23 (3), pp: 78-82.